sábado, enero 31, 2009

Esta mañana





Hubiese bastado esto sonando en mi cabeza, y trenes llegando tarde a sus estaciones en un día lluvioso, como este. Hubiesen bastado un puñado de charcos, mi cesto de dudas, y cuatro sonrisas más, a este lado del espejo.

2 comentarios:

Amaranda dijo...

Tengo un problema, no puedo escucharla sin llorar.

No sé muy bien que dice la letra pero me gustaría restarte dudas y regalarte mil sonrisas en el lado del espejo que tú quisieras.

Me gustaría entregarte unas alas nuevas y que volásemos alto, muy alto, hasta donde viéramos caer la lluvia sin mojarnos. Sentir de nuevo el cálido abrazo del sol y las suaves caricias de las nubes. Lo seguiré intentando, ahora que sé lo que es volar... ahora que lo sé... quiero seguir volando.

Amaranda.

MON dijo...

Intentaría decir algo poético pero mejor no estropearlo...

Play it again Antony!

Rick: You know what I want to hear.
Sam: No, I don't.
Rick: You played it for her, you can play it for me!
Sam: Well, I don't think I can remember...
Rick: If she can stand it, I can! Play it!