domingo, marzo 07, 2010

Un día de Feria



Anduvo sereno todo el tiempo, como a cámara lenta, sublimado por ese mar de dudas que le había asaltado desde que apretó el gatillo. Si ahora le preguntaras qué se oía en la feria, con cuantas niñas inocentes se cruzó de camino a la naumaquia de los enanos, si estaba nublado o todo lo empañaba el olor dulzón de las palomitas y el algodón de azucar, sencillamente no sabría qué demonios contestar.

Pero lo más probable es que te hubiera descerrajado otro par de tiros. Por preguntar chorradas.

2 comentarios:

María dijo...

Qué agresivo ese señor. Las películas de asesinatos en ferias son las típicas de domingos por la tarde. Esas en las que el malo tiene nombre ruso, o italiano, y el bueno se llama Mike. Y siempre asensinan a Sherly, o a Sally.

Yo hace dos días soñé que estaba junto a Luca (en El Padrino) limpiando pistolas.

golgi dijo...

Pues con Luca no deberías "ajuntarte", que acaba muy mal.